Por: Lina María Velásquez Escobar

Los pobladores de vieja data de Jericó, incluso los simpatizantes del proyecto Quebradona saben muy bien que los campesinos de Palocabildo que se han opuesto a la Anglogold Ashanti por más de 14 años no son guerrilleros, delincuentes y mucho menos secuestradores. Eso sí, son valientes y obstinados, pero sobretodo, están convencidos de la importancia de su defensa para el cuidado del agua de sus veredas y de los municipios vecinos.

En los últimos años a través de los medios de comunicación y de las redes sociales, seguidores, bot y empleados de la empresa minera Anglogold Ashanti han intentado enlodar el buen nombre de los campesinos al estigmatizarlos, lo que ha puesto en peligro su integridad y su vida en el segundo país del mundo más peligroso para el activismo ambiental.

La campaña de desprestigio contra los defensores del territorio se intensificó en esta Navidad. Los campesinos sorprendieron un camión desplazándose con las luces apagadas a altas horas de la noche, llevando material a un predio en la vereda La Soledad, el dueño del predio admitió que le alquiló a la Anglogold Ashanti para instalar una plataforma minera. A partir del 7 de diciembre los campesinos se declararon en alerta permanente e iniciaron un plantón en el sector el Manzanillo en la vereda Vallecitos para impedir la instalación de la plataforma; quieren hacer valer la palabra de la Anglogold Ashanti que en 2013, en la cancha de Palocabildo y con la presencia del alcalde, el obispo y la comunidad se comprometió a no circular ni realizar exploraciones mineras en las veredas La Soledad, Vallecitos y La Hermosa. Los campesinos también se amparan en la palabra del presidente Gustavo Petro, quien en su visita a Jericó el 14 de enero de este año, anunció en el teatro Santamaría: “El gobierno nacional privilegia el agua y por tanto detiene los proyectos mineros que la ponen en riesgo. Queremos que Jericó y la provincia sea un distrito agrario y ecológico”.

Entonces comenzaron a circular mensajes en la red social “X” de influencers con muchos seguidores, la mayoría radicados en Bogotá, tildando a los campesinos de guerrilleros y secuestradores, mucha coincidencia que algunos de esos influencers estuvieron visitando a Jericó hace algunos meses.

Sorprende que una multinacional minera desprestigiada en el mundo y que en Colombia se vende con el slogan de “minería responsable” actúe ignorando el Acuerdo de Escazú que prioriza la protección de los líderes ambientales, y que también parece ignorar la declaratoria de los campesinos sujetos de derechos suscrita por el gobierno actual.

La valla que exhibe la Anglogold Ashanti a la entrada de Jericó anuncia que “todos cabemos” y su comportamiento dista mucho de ese propósito, hace exactamente un año querelló a 46 campesinos y líderes ambientales por oponerse a la instalación de otra plataforma minera, incluyendo menores de edad, adultos mayores y en el litigio tiene enfrentados a los miembros de una misma familia. Ha generado discordias al interior de las instituciones educativas entre quienes apoyan su intervención y quienes se oponen a su presencia. Y su responsabilidad en la ruptura del tejido social en Jericó es tan profunda que ocurrió algo inimaginable en los años de creación de la Diócesis de Jericó, que algunos feligreses se fueran lanza en ristre contra el Obispo por oponerse al proyecto minero.

Es cuestionable que una empresa extranjera, sin licencia ambiental, pues cabe recordar que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales -ANLA- se las archivó en 2021, pueda hacer inversiones sociales, incidir en las instituciones educativas, financiar alcaldías y candidatos para cargos públicos, reemplazando el papel del Estado, desdibujando la democracia y autonomía de los territorios.

Un llamado a recordar las raíces, el origen rural y a respetar a los campesinos de Palocabildo que han habitado en estas montañas generación tras generación. Es a ellos a quienes de verdad les pertenece el suelo, el aire, el agua, las montañas. Honrar su presencia en el territorio es lo menos que podemos hacer por quienes han impedido la debacle ambiental de Jericó y el Suroeste antioqueño.


@Linavelasqueze

Es Comunicadora Social – Periodista. Integrante de la Mesa Ambiental de Jericó

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here