A poco más de 14 meses para las elecciones locales, los movimientos en los municipios empiezan a evidenciar las intenciones que tienen algunos políticos de medirse en la urnas para los diferentes cargos que estarán a disposición. Esto se da en un contexto en el que la ciudadanía en general tiene desconfianza en la institucionalidad; los últimos administradores han sido capturados y encarcelados y la actual administración no está libre de suspicacias.

Las elecciones en Barbosa se disputarán entre caras nuevas que representan viejas maquinarias y la insistencia de algunos personajes que no se resignan y siguen aspirando.

Algunas movidas son evidentes y otras un tanto silenciosas, pero todas apuntan a un objetivo: el poder. Además, que se hagan con anticipación responde también a evitar cualquier tipo de inhabilidad que les impida participar en los comicios.

Por ejemplo, en Barbosa, en mayo renunciaron tres concejales para iniciar sus procesos a la alcaldía, estamos hablando de Carlos Augusto Álvarez del partido conservador pero que hoy no tiene claro el aval por esa colectividad. Hace parte del equipo de Juan Diego Gómez y Nicolás Albeiro Echeverry.

Juan David Rojas, también del partido Conservador, llegó a la curul gracias al estatuto de oposición al quedar segundo en 2019. Tampoco tiene claro el aval. Integra el equipo de Carlos Andrés Trujillo.

Dairo Cuartas, del  partido de la U, busca el aval liberal que le prometió María Eugenia Lopera, a quien este apoyó en las parlamentarias al igual que hizo con Trujillo para el Senado en marzo pasado.

Suena, por otro lado, Alejandro Barrera quien anda tras el aval de Cambio Radical. Tiene experiencia en lo público, pero no se ha hecho contar en ningún tipo de elección. Manejó el presupuesto participativo en la alcaldía del exalcalde, hoy preso, Edison García.

Todo apunta a que se volverá a postular Jaime Vanegas quien no cuenta con ningún aval. Este sería su tercer intento. Tiene alguna aceptación en parte de la población rural.

Por el lado del partido de la U se estaría postulando, quien en 2019 quedara de cuarto, Frank García. En aquella oportunidad aspiró por firmas con su movimiento Transformando el Territorio. Hace parte del equipo de Guillermo Palacio.

En cuanto a la Alianza Verde, suena Julio Escobar, del equipo de León Fredy Muñoz, quien debe ganarse el aval en la consulta interna enfrentándose al candidato cercano al alcalde actual, que seguramente será el actual secretario de Hacienda Mauricio Arango, conservador que nunca se ha postulado a ningún cargo de elección popular.

Por la Colombia Humana estaría Camilo Tobón, personaje polémico que intenta posicionarse cmo la solución para acabar con la corrupción del municipio. Tobón, denuncia permanentemente y de acuerdo a sus pares sin muchos argumentos las acciones del ejecutivo y es contradictor permanente del concejo municipal.

Fue, hace poco, conductor de camión y en su última aspiración al Concejo fue cabeza de lista y obtuvo 170 votos en su lista cerrada.

Por último, viene sonando Fredy Correa, un emprendedor sin maquinarias. Tiene apoyo de grupos de jóvenes que lo conocen por su larga trayectoria de los Scouts. En caso de concretarse esta candidatura es posible que se de por firmas.

A tener en cuenta

En el sector alternativo, los que aspiran al poder blofean con los votos que obtuvo Gustavo Petro, sin reconocer que la dinámica local es distinta y que la votación del actual presidente obedece a asuntos de opinión nacional. A la fecha, no se visualiza un ciudadano que pueda recoger esa opinión, no obstante faltan 14 meses para ir a las urnas y en ese momento ya habrá avanzado el primer año del gobierno nacional y se estará terminando el último de los locales, época en la que la coyuntura será distinta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here