El proyecto Túnel Guillermo Gaviria Echeverri (GEE) está a pocos metros de alcanzar uno de los hitos de su construcción: en febrero de 2023 se alcanzará el cale entre los dos frentes de excavación de la galería de escape. Así, la luz podrá atravesar los 9,4 kilómetros de esta obra que hace parte de la ejecución del túnel principal, que con 9,7 kilómetros será el más largo de América cuando entre en operación en 2024.

Así lo anunció Juan Pablo López, secretario regional y sectorial –Seres– de Desarrollo Territorial Sostenible y Regenerativo de la Gobernación de Antioquia, quien indicó que a la fecha se han excavado más de 9.500 metros de esta galería, cuya sección es menor que la del túnel principal (30 m2 frente a 110 m2). En ese ejercicio ya se superaron los lugares con las coberturas más altas de su trayecto (la distancia entre la cima de la montaña y el techo de la galería), que en determinados sectores alcanzan hasta los 900 metros.

“La construcción de un túnel con estas especificaciones siempre tiene riesgos asociados por temas como infiltraciones de agua, fallas geológicas y presiones que pueden producir deformaciones en las galerías. La obra ha incorporado tecnologías importantes que nos han permitido predecir los tipos de suelo que nos encontraremos cien metros adelante, esto ha garantizado que no se presenten inconvenientes e incluso que no tengamos accidentes o fatalidades en la ejecución”, indicó López.

Las condiciones geológicas han sido favorables para la obra, que consta de tres fases: excavación, sostenimiento y revestimiento. De acuerdo con Héctor Gómez, subsecretario de Proyectos Estratégicos de la Gobernación de Antioquia, la calidad de la roca que se ha encontrado ha sido competente y ofrece unos niveles muy elevados de resistencia a la estructura principal. Esto brinda tranquilidad y seguridad durante la intervención de los operarios y brinda confianza respecto al futuro de la estabilidad de la cavidad.

En cuanto a la ejecución del túnel principal, la excavación ya superó los 8.500 metros. El cale en esta estructura se estima que ocurra durante el segundo trimestre de 2023, para lo cual restan 1.100 metros. Más de 2.000 trabajadores –de ellos, el 15 % son mujeres– están concentrados en todos los frentes de obra para el desarrollo de este proyecto que será un hito de la ingeniería antioqueña y colombiana.

“Le hemos dado prioridad a la ejecución de los revestimientos del túnel principal, para garantizar la seguridad de los trabajadores luego de haber pasado por los sectores más profundos de la montaña durante la excavación”, agregó Juan Pablo López.

Un proyecto con visión de futuro

La construcción del proyecto Túnel GEE está dividida en dos tramos: el primero, de 18,2 km, entre Cañasgordas y Giraldo, comprende siete túneles (entre ellos el túnel principal de 9,7 km) y 16 puentes, cuya financiación está a cargo de la Gobernación de Antioquia y el Municipio de Medellín y el segundo de 19,4 km, de Giraldo a Santa Fe de Antioquia, con 11 túneles y 13 puentes, que le corresponde al Gobierno Nacional.

El subsecretario Héctor Gómez destacó que esta obra facilitará la conexión de Medellín y el área metropolitana del Valle de Aburrá con la región Caribe y el mar de Antioquia, en integración con las Autopistas del Mar 1 y 2, que ejecuta por concesión la Agencia Nacional de Infraestructura.

Así, el desplazamiento vehicular entre ambas regiones, que en la actualidad puede durar entre seis y ocho horas según el tipo de vehículo, se reducirá hasta en un 25 %, permitiendo así que los habitantes del Occidente y el Urabá antioqueños tengan acceso a más y mejores oportunidades y herramientas de educación, productividad, empleabilidad, entre muchos otros beneficios.

El proyecto Túnel GEE transformará la realidad de estas regiones y marcará una nueva historia para las comunidades y para el departamento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here